Y la mejor respuesta es… un chiste.

Un fotógrafo de renombre fue invitado a una cena en casa de un reconocido chef. Nada más llegar, el anfitrión acudió a darle la bienvenida y mientras le estrechaba la mano le dijo: “Tenía ganas de conocerle en persona, hace usted unas fotos fantásticas, seguro que tiene una cámara carísima”. El fotógrafo se limitó a sonreír y sentarse a la mesa. La cena transcurrió con normalidad hasta que llegó la hora de despedirse. Entonces, el fotógrafo se dirigió a su anfitrión y le dijo: “Ha sido una cena maravillosa, su horno tiene que ser carísimo”.

ezgif.com-video-to-gif

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This