Josef Koudelka y Henri Cartier-Bresson fueron grandes amigos, aunque el checo, al contrario que la mayoría de sus colegas de Magnum, no veneraba al gran fotógrafo francés y era muy crítico con su obra. A día de hoy, Koudelka sigue diciendo que Cartier-Bresson le enseñó más sobre la vida que sobre la estética fotográfica.

En 1986, Josef Koudelka comienza a trabajar con cámaras panorámicas.  Un día, en una reunión en casa de Cartier-Bresson, muestra algunos de sus paisajes en gran formato. El francés los mira y permanece en silencio mientras mueve ligeramente la cabeza, hasta que finalmente se dirige a Koudelka y le dice: “Pero… ¿dónde está la gente?”

Para Cartier-Bresson, un enamorado del fotoperiodismo, las fotografías sin gente no tenían sentido porque las personas eran lo verdaderamente interesante. No entendía por qué el Koudelka de ‘Gitanos’, ‘Invasión’ y ‘Exilios’ había hecho desaparecer a la gente de sus fotos. Tampoco su afición a dormir en el suelo (muchas veces a la intemperie) ni su reticencia a aceptar trabajos periodísticos y comerciales. “Lo único que tiene es su talento, su cámara y su tozudez”, dijo una vez refiriéndose al fotógrafo checo nacionalizado francés.

Este es el tipo de fotos panorámicas de Koudelka que desconcertaron a Cartier-Bresson:

 

Suscríbete al blog

Suscríbete y recibirás un aviso en tu email cada vez que se publique un nuevo post.

¡No mandamos spam!

Politica de privacidad

Ya está! Gracias por suscribirte al blog

Pin It on Pinterest

Share This