Cuando el gran Eugene Smith tomó esta fotografía de sus dos hijos caminando por el bosque llevaba más de un año sufriendo terribles dolores.  En 1945 fue gravemente herido  cuando estaba en Okinawa trabajando en un ensayo fotográfico titulado ‘Un día en la vida de un soldado de primera línea’.

Se me olvidó agacharme, pero saque una magnífica foto de los que sí lo hicieron. Mi costumbre de ponerme de pie cuando los demás están sentados me salió mal, dijo cuando lo llevaron al hospital.

war

Foto: Eugene Smith

Famoso por dotar de un toque humanista único a sus reportajes de guerra y a sus trabajos documentales, Smith tuvo que pasar por dos años de dolorosa y larga convalecencia en los que se veía incapaz de coger su cámara de fotos.

En mayo de 1946, inmerso aún en pleno proceso de recuperación, Smith acompaña a sus hijos Pat y Juanita en un paseo por el bosque.

Aquel día fue el primero en el que intenté sacar de nuevo una foto. Apenas podía colocar el carrete. Pero estaba decidido a que mi primera foto fuera algo que contrastara totalmente con mis fotos de guerra, quería que fuera una afirmación de la vida.

el baño de tomoko

Foto: Eugene Smith

Años después, al recordar aquel día, Eugene Smith declaró haber sentido una especie de “urgencia espiritual” que le llevó a coger su cámara cuando se disponía a salir a dar un pequeño paseo con sus hijos.

Mientras seguía a mis hijos entre la maleza y el grupo de árboles más altos, -¡cómo disfrutaban con cada pequeño descubrimiento! – y los observé, de repente me di cuenta de que en este momento, a pesar de todo, a pesar de todas las guerras y de todo lo que había soportado ese día, quería hacer un canto a la vida y al coraje para seguir viviendo.

Pat vio algo en el claro, agarró a Juanita de la mano y se apresuraron hacia adelante. Iban absortos y yo caminaba detrás de ellos, luego me detuve. Luché dolorosamente, casi aterrorizado, con las maldades mecánicas de la cámara…

Sabía que tenía la fotografía, aunque no fuera perfecta ni importante para el mundo… Sabía que mentalmente, espiritualmente, incluso físicamente, había dado un primer gran paso para alejarme de aquellos dos años perdidos y reprimidos por el dolor.

eugene-smith-paradise-garden

Foto: Eugene Smith

El resultado fue una imagen aparentemente sencilla pero que simboliza como pocas la esperanza y el espíritu aventurero que guía la vida. Smith consiguió lo que buscaba, una imagen diametralmente diferente a todo lo que había hecho con anterioridad, tanto es así que muchos se sorprenden al saber que él es el autor de esta fotografía.

Su perspectiva y su mirada conseguían atrapar siempre al espectador, provocar una emoción, y hacerle pensar. Con ‘A walk to Paradise garden’, Eugene Smith consiguió también hacernos soñar.

Mi aspiración es captar la acción de la vida, la vida del mundo, su humor, sus tragedias; en otras palabras, la vida tal y como es. Una imagen verdadera, real, sin poses. Ya hay bastantes farsas y engaños en el mundo como para ir por la vida fingiendo. Si fotografío a un mendigo, quiero que se vea la angustia que refleja su mirada; en una acería busco el símbolo de la fuerza y el poder que hay en ella. Si pretendo retratar a una persona feliz, quiero una sonrisa de pura felicidad, no una sonrisa para la cámara. Me cuesta expresar con palabras mis sentimientos, mi actitud hacia la fotografía. Ya no hago fotos por el simple placer de hacerlo, sino que, como muchos de los antiguos maestros de la pintura, quiero que simbolicen algo.

Suscríbete al blog

Suscríbete y recibirás un aviso en tu email cada vez que se publique un nuevo post.

¡No mandamos spam!

Politica de privacidad

Ya está! Gracias por suscribirte al blog

Pin It on Pinterest

Share This