Las aguas vuelven a bajar revueltas en el agitado mundo de la fotografía de calle y la causa de tanto alboroto vuelve a ser la de siempre, o la de casi siempre: la eterna discusión sobre qué es y qué no es fotografía de calle.

La diferencia con “terremotos” anteriores, es que esta vez parece que el movimiento de tierras afecta directamente a uno de los buques insignia del género: el colectivo iN-PUBLiC, creado en el año 2000 por Nick Turpin y que aglutina a una veintena de fotógrafos de calle de diversas nacionalidades. El grupo nació con el objetivo de promover la fotografía de calle y para ello organizan exposiciones, editan libros e imparten talleres. Su página web es uno de los principales puntos de encuentro para profesionales y aficionados de todo el mundo.

Pues bien, el origen de la polémica y del revuelo dentro de IN-PUBLIC está en la elección de una fotografía digitalmente manipulada (en la que la imagen aparece claramente distorsionada) como “fotografía del mes” en la web del colectivo.

blake_andrews_pom_august_2018-960x636

Foto: Blake Andrews. Fuente: iN-PUBLiC.

La web The Phoblographer se ha hecho eco de la polémica este pasado jueves 13 de septiembre con un artículo escrito por el londinense Dan Ginn, fotógrafo de calle y colaborador habitual de la web. Este es su texto*:

 

iN-PUBLiC ha sido un colectivo respetado y con una larga trayectoria en el mundo de la fotografía de calle. Durante sus 18 años de vida, iN-PUBLiC ha sido la plataforma a través de la que se han dado a conocer algunos de los fotógrafos callejeros más aplaudidos y con más éxito del panorama. Sin embargo, ¿puede una simple fotografía estar a punto de provocar el amargo final de la que hasta ahora ha sido una sólida fuente de aprendizaje para muchos?

Esta semana dos de los fotógrafos miembros del colectivo, incluido el fundador Nick Turpin, tomaron la decisión de abandonar iN-PUBLiC. Varias fuentes apuntan a que tanto Turpin como Nils Jorgensen (cuyos nombres han sido retirados ya de la web de iN-PUBLiC) no estaban nada contentos con la decisión de los miembros del grupo a la hora de elegir la ‘Foto del mes’ de septiembre.

nils jorgensen

Foto: Nils Jorgensen

Fotografía panorámica de la calle

La foto en cuestión fue tomada por otro miembro de iN-PUBLiC, Blake Andrews. La sacó con un iPhone usando la función panorámica de forma que las personas que aparecen en ella se ven claramente distorsionadas. Es la consecuencia cómo el algoritmo de Apple procesa de imagen.

Descontento con la elección de la imagen, para Turpin la foto elegida no cumple el código de autenticidad que comúnmente se asocia a la fotografía de la calle. “Creé iN-PUBLiC porque veía la fotografía de calle como una forma muy específica de trabajarla por sí misma, una forma de trabajo basada en la observación”, afirma Turpin. “Blake utiliza la aplicación panorámica del iPhone para crear imágenes distorsionadas. Me gustan las fotos, pero no las considero fotografía de calle”.

Turpin se ha erigido durante mucho tiempo en defensor de su propia concepción de lo que es la fotografía de calle. Como contraposición a lo que él consideraba el uso excesivo del hashtag #streetphotography, Turpin creó un nuevo hastag para reconocer el buen hacer en este campo: #canpubphoto, es decir, Candid Public Photo (Fotografía pública espontánea). Este hashtag se ha usado ya más de 45.000 veces en Instagram.

Por una fotografía de calle ligada a la realidad

Está claro que Turpin quiere que la fotografía callejera se mantenga tan fiel a la vida como sea posible. Para él, la imagen debe mostrar lo que el ojo ve de forma natural. Mi propia experiencia dentro del colectivo me dice que Turpin no es el único que defiende esta idea.

En el caso de la foto de Blake Andrews, la escena es espontánea y lo único que hace el fotógrafo es apretar el botón, pero el resultado es una fotografía que muestra una imagen que no es real.

Pero disparar en modo panorámico es una habilidad en sí misma. Debido a las características del algoritmo que se utiliza, la mayoría de las imágenes tomadas en la calle terminan siendo desechadas. Esto es lo que el propio Andrews dice al respecto:

“Conseguir una foto que sea buena es difícil. Soy consciente de que a algunos no les gusta el resultado, pero yo he evolucionado hasta llegar a aceptar la casualidad, llego incluso a necesitarla. ¡El riesgo es divertido! ¡Jugar al póquer es divertido! Claro que la suerte juega un papel fundamental, por eso hay que desarrollar la habilidad de dominarla”.

Trafalgar Square (Matt Stuart)

Foto: Matt Stuart. Fuente: iN-PUBLiC

La imagen resultante es rara, de eso no hay duda. Sin embargo, también puedo ver el mérito que hay en crear una imagen que puede contar una historia; aunque retrate el cuerpo humano de una forma que sería más propia de un espectáculo de circense.

¿Qué es la fotografía callejera?

Con la gran cantidad de equipos y herramientas disponibles hoy día en el mercado fotográfico, ¿podría haber llegado el momento en el que la comunidad de fotógrafos callejeros cambie su postura sobre lo que es y no es fotografía de calle? ¿No podríamos estar de acuerdo en que si se toma una foto espontánea en la calle, independientemente de las herramientas y configuración que se utilicen, esta debería ser considerada fotografía de la calle? Bueno, eso, tal y como están las cosas, podría resultar aburrido ahora, ¿no?

Lo que quiero decir es que es precisamente esta diversidad de opiniones lo que contribuye a la grandeza de este género fotográfico y a que resulte tan interesante. Todos sabemos lo que es un retrato. Todos sabemos lo que es un paisaje. Pero discutiremos hasta la saciedad antes de poder decidir qué es fotografía de calle y qué no. Hay un cierto romanticismo en ello; la pasión de defender lo que consideramos que es nuestro amor.

 El final de In-PUBLiC

Los miembros de In-PUBLiC siguen divididos ante la polémica foto, y Nick Turpin explica:

“En este momento, el debate se centra en una imagen manipulada digitalmente. La mitad del grupo ya ha votado. Ahora estoy organizando una votación en la que participarán los 22 miembros del grupo y que decidirá si aceptamos imágenes que hayan sido manipuladas digitalmente”.

Si el resultado de la votación no concuerda con los valores originales del colectivo, Turpin intuye que lo sucedido puede significar el final de lo que una vez fue su hermosa creación.

“Ahora mismo estoy intentado decidir si eliminar o no la web en su totalidad”, afirma Turpin. “El proyecto In-PUBLiC puede haber llegado a su fin”.

Sería un muy triste que un colectivo que ha significado tanto para tantas personas llegara a su fin debido al debate en torno a una definición. Afortunadamente, y se vote lo que se vote, podría suceder que los miembros de IN-PUBLIC llegaran a un acuerdo para seguir funcionando de una manera que aglutine las diferentes visiones existentes sobre lo que es la fotografía de calle. Habrá que esperar y ver qué pasa.

Pero la gran pregunta sigue ahí: ¿Qué es la fotografía de calle?

turpin7

Foto: Nick Turpin

Una vez leído el artículo, conozcamos brevemente a los protagonistas de la polémica:

¿Qué es IN-PUBLIC?

Así es como se define el colectivo en su web:

iN-PUBLiC nace en 2000 para crear un espacio propio para los fotógrafos de calle. Nuestro objetivo es promover la fotografía callejera y seguir explorando sus posibilidades. Somos un colectivo que no tiene objetivo comercial alguno. Todos los fotógrafos destacados aquí han sido invitados a enseñar su trabajo porque han demostrado ser capaces de ver lo inusual en el día a día y de capturar el momento. Las fotografías nos recuerdan que, si lo permitimos, el exceso de familiaridad o rutina puede llevarnos a no ver o a quedarnos ciegos ante lo que realmente está sucediendo en el mundo que nos rodea.

¿Quiénes son sus miembros?

Actualmente, en la página web puede verse una lista de 23 fotógrafos (ni Nick Turpin ni Nils Jorgensen aparecen en ella): Blake Andrews, Narelle Autio, Aaron Berger, Richard Bram, Maciej Dakowicz, David Gibson, Todd Gross, Siegfried Hansesn, Troy Holden, Peter Kool, Charalampos Kydonakis, Graciela Magnoni, Jesse Marlow, Igor Mukhin, Shin Noguchi, Trent Parke, Gus Powell, Mark Alor Powell, Tavepong Pratoomwong, Paul Russell, David Solomons, Matt Stuart, Matt Weber.

¿Cuáles son sus grandes referentes?

En la web citan a cinco a los que llaman ‘masters’ (maestros): Joel Meyerowitz, Saul Leiter, Vivian Maier, Richard Kalvar y Christophe Agou.

meyerowitz2

Foto: Joel Meyerowitz

¿Quién es Blake Andrews?

Es un fotógrafo y bloguero estadounidense nacido en 1968. Comenzó su carrera en 1993 y en 2006 se unió a IN-PUBLIC.

Trabaja principalmente en analógico y utiliza película en blanco y negro, también ha experimentado con el color y diferentes tipos de cámaras. Su estilo es ecléctico y con un cierto toque surrealista.

Su compañero en IN-PUBLIC David Gibson afirma que las fotografías de Andrews son “tan sutiles que es necesario mirarlas dos veces para asegurarte de que no te has perdido nada. Esa es una cualidad poco común. Son un homenaje silencioso a lo extraño y a menudo los niños protagonizan sus fotos. Su estilo es a la vez sutil y original”.

andrews2

Foto: Blake Andrews. Fuente: iN-PUBLiC

Andrews es muy conocido en la red por su blog B, que comenzó a escribir en 2007. Su estilo desenfadado, fresco y directo, sin ningún tipo de autocensura, le ha convertido en todo un referente.

Otro fotógrafo y bloguero de éxito, Eric Kim, define a Andrews como “un fotógrafo al que le gusta jugar con los límites de la fotografía de calle” y que no busca complacer a la audiencia.

andrews4

Foto: Blake Andrews. Fuente: iN-PUBLiC

¿Qué dice Blake Andrews cuando habla sobre fotografía?

Realmente no me identifiqué como “fotógrafo de calle” hasta unirme a In-Public, e incluso ahora la etiqueta me resulta un tanto incómoda. No fotografío escenas clásicas de la calle, no vivo en una gran ciudad rodeado de multitudes, y no me concentro en las expresiones o comportamientos de desconocidos anónimos, como hacen los fotógrafos de calle clásicos.

Soy igual de feliz sacando una foto a un charco y a una rama de un árbol. Me atraen los patrones, la oscuridad y la luz, la postura, las visiones simples con un giro. Me encanta lo absurdo. Pero yo no creo que esté sentando cátedra sobre lo que es la vida urbana, aunque muchos fotógrafos de calle crean que lo hacen.

andrews3

Foto: Blake Andrews. Fuente: iN-PUBLiC

Coincido con Nick Turpin en que existe una tradición de fotografía callejera que existe por sí misma, es decir, la fotografía callejera tiene una tradición e historia definidas. Yo la definiría como hacer fotos no planificadas en un entorno impredecible. Eso no es lo mismo que la fotografía directa, que básicamente incluye cualquier fotografía que intente representar el mundo de una manera directa y real.

La única razón para pasar de lo analógico a lo digital sería la conveniencia, ya que, a veces, la película puede ser una molestia. Pero la conveniencia o la comodidad no debería ser un factor determinante a la hora de tomar una decisión importante. No hay que olvidar que la comodidad es la responsable de los Big Macs y las botellas de agua desechables.

Una fotografía funciona o no funciona, no hay término medio. Mis favoritas son aquellas que combinan belleza e imperfección.

andrews7

Foto: Blake Andrews. Fuente: iN-PUBLiC

Uno de los atractivos de la fotografía es su accesibilidad. Cualquiera puede hacer fotos en cualquier momento y lugar, solo necesita una cámara. Creo que, visualmente, esto supone todo un desafío. Cuando todo es fotografiable por cualquiera, ¿cómo podemos distinguir lo que es especial y lo que no? Disfruto muchísimo con los fotógrafos que pueden sacar fotos de la vida cotidiana e imprimir su sello personal en ellas. Creo que están haciendo arte. Citaría a William Eggleston, Peter Fraser, Mike Slack o Rinko Kawauchi. Todos ellos tienen la capacidad de ver lo extraordinario en lo ordinario.

Uno de mis proyectos se llama ‘Tilt’ (Inclinado) y la idea era sostener la cámara en ángulos extraños para abarcar un espacio lo más amplio posible y ver cuál era el resultado. Esperaba que todo se viera embarullado y confuso, y un poco extraño, ya que la mayoría de las fotos no se sacan desde ese tipo de ángulos.

La cámara panorámica de lente oscilante ayudó a crear ese efecto porque permite que partes de la foto estén en un ángulo extraño, mientras que otras se ven en un ángulo normal. Realmente no tenía ningún propósito más allá de eso. Solo quería jugar, experimentar, y adentrarme en un campo que desconocía. Dejé el proyecto cuando se me rompió la cámara.

andrews1

Foto: Blake Andrews

 

¿CUÁL ES LA IDEA DE FOTOGRAFÍA QUE DEFIENDE NICK TURPIN?

Turpin afirma que tras una década en la que la fotografía ha estado dominada por la influencia conceptualizadora del mundo del arte y la sofisticación de las imágenes técnicamente manipuladas, el público fotográfico está deseando ver autenticidad y que reclama el retorno a la magia honesta propia del medio.

Turpin sugiere que estamos volviendo a valorar la capacidad de la fotografía para mostrarnos lo familiar de una forma verdaderamente novedosa.

turpin3

Foto: Nick Turpin

En un post publicado en su web en 2015, titulado ‘Photography and Integrity’ (Fotografía e Integridad), Turpin denuncia que la fotografía se ha convertido en un instrumento meramente comercial cuyo único objetivo es vender, vender y vender. Y, entre otras cosas, habla sobre la excesiva manipulación a la que se somete a la imagen para lograr ese objetivo. El británico escribe lo siguiente:

Me parece que debido a su integridad, a  su falta de propósito comercial y a la forma en que simplemente dice “esto es lo que vi”, la fotografía de calle es un antídoto para la mayoría de las fotografías recargadas y ultraprocesadas que existen.

A veces, la fotografía trabaja duro para vendernos al fotógrafo, su singularidad como creador de imágenes o lo innovador de sus ideas. En la mayoría de estos casos, la imagen está ultraprocesada; está saturada, su contraste se ajusta, su cielo se oscurece, su balance de color se vuelve más fílmico y, finalmente, cada punto de nitidez es estrujado hasta el límite de sus píxeles antes de explotar en la arena pública en un cegador destello de “likes”.

turpin4

Foto: Nick Turpin

La simplicidad de la fotografía de calle es, cada vez más, un factor referencial y único, en contraste con la espiral ridícula y absurda de las imágenes fotográficas contemporáneas. En este sentido, la falta de “perspectiva” (comercial) de la fotografía de calle la hace virtualmente única en el firmamento fotográfico. Ni siquiera trata de vendernos belleza.

Turpin defiende  así la fotografía de calle como el último reducto de autenticidad frente a tanto fuego de artificio, como uno de los pocos espacios capaces de escapar al neoliberalismo artístico y comercial que invade (y, a veces, deforma) al resto de la fotografía. Y de las artes.

turpin1

Foto: Nick Turpin

Pero… ¿es esto realmente así? Y tanto si lo es como si no, seguimos sin resolver el eterno dilema: ¿qué es la fotografía de calle?

Hay fotógrafos como Rafa Badia que han realizado acertadas distinciones entre ‘fotografía DE calle’ y ‘fotografía EN la calle’. Resumiéndolo mucho, Badia viene a decir que la ‘fotografía de calle’ es aquella en la que la calle es la protagonista, mientras que en la ‘fotografía en la calle’, la calle se limita a ser el escenario, el telón de fondo. Esta distinción permite contraponer, por ejemplo, la fotografía de Garry Winogrand, Lee Friedlander o Joel Meyerowitz, que hacen fotos del espacio urbano en las que se ve cómo todos los elementos (personas, coches, carteles publicitarios, edificios) se relacionan entre sí, con la fotografía de Diane Arbus, que hace  fotos de personas en la calle, incluso haciéndolas posar. (Justo debajo, fotos de Diane Arbus, izquierda, y Garry Winogrand, derecha).

Lo cierto es que toda definición, y de fotografía de calle hay muchas, supone establecer unos límites e incluso unas reglas y códigos con los que no todo el mundo está de acuerdo ni se siente cómodo. Quizá uno de los que mejor ha expresado esta dificultad haya sido Oscar Colorado en su magnífico blog ‘Oscar en fotos’:

Definir a la fotografía de calle es elusivo, y la mayoría de las posibles acepciones resultan por un lado reduccionistas o, por el contrario, tan amplias que no aclaran gran cosa.

USA. New York City. 1969. Woman looking at herself in store window.

Foto: Richard Kalvar

Ninguna de las más de 30 definiciones de fotografía de calle que he podido leer antes de escribir este post cita, ni de pasada, el tema de la manipulación digital o las aberraciones creadas por un algoritmo en concreto.  Quizá estas herramientas son aún demasiado recientes y su uso está poco estandarizado.

Personalmente, creo que toda definición de lo que es o no es fotografía de calle tiene un gran componente subjetivo. Utilizando un símil fotográfico, creo que los límites que pretendemos (o pretenden) establecer se mueven en una larga escala de grises; nada es blanco o negro, nada es puro, ni objetivo, ni indiscutible, ni univoco. Como decía, nos movemos en zona de grises, de contornos borrosos y variables, y ahí, en esa zona, es donde surge el debate, la polémica y el desencuentro.

Mi idea de lo que es fotografía de calle está bastante más cerca de Nick Turpin que de Blake Andrews. Coincido con la premisa de que la magia de una foto de calle es hacer de lo ordinario algo extraordinario, descubrirnos cosas, gestos, actitudes, relaciones que suceden ante nosotros en nuestra vida diaria pero que habitualmente escapan a nuestra mirada. Y el secreto está, precisamente, en reconocer esas cosas como reales, en ‘oler la calle’ cada vez que miramos esa imagen, como dijo Bruce Gilden.

bruce-gilden-n5-750x465

Foto: Bruce Gilden

Cualquier elemento distorsionador, como las deformidades del algoritmo en la imagen de Andrews o cualquier otra manipulación digital que haga desaparecer o aparecer objetos, que vaya más allá de subir o bajar las sombras o ajustar las luces… Que haga, en definitiva, que nuestro cerebro, en lugar de sorprenderse, maravillarse y (esto es importante) RECONOCERSE ante lo que le muestran, se pregunte qué demonios es lo que está viendo, qué efecto se le ha aplicado a la imagen, cómo se ha hecho y por qué, aleja una imagen del ideario tradicional de la fotografía de calle. En la foto de Andrews hay juego, experimentación y hasta un ejercicio de abstracción, si se quiere,  pero la calle no es la protagonista, ni siquiera el escenario o telón de fondo; la calle queda diluida, reducida a un mero soporte, a una anécdota. No hay relato, no hay relación entre los diferentes elementos. En definitiva, no hay diálogo porque hay confusión. Todo queda reducido a la distorsión generada por un algoritmo.

Quizá sea más fácil saber, o creer saber, qué NO es fotografía de calle, que dar con la definición perfecta de lo que sí es, porque, seguramente, esa definición no existe, y porque, indudablemente, siempre habrá fotografías (y fotógrafos) que se muevan en los límites y que nos hagan replantearnos una y otra vez si una foto ES o NO ES. Y ese ejercicio, el de replantearse las cosas, no es sino el saludable síntoma de que la fotografía, la de calle en este caso, está viva, muy viva.

¡Feliz debate a todos!

 

*La traducción del artículo de Phoblographer así como la de las palabras de Nick Turpin y Blake Andrews es mía.

Pin It on Pinterest

Share This