En 1961, la agencia Magnum tuvo acceso exclusivo y sin restricciones al rodaje de la película ‘The Misfits’ (Vidas Rebeldes), un filme que reunió en el desierto de Nevada a cuatro grandes leyendas de Hollywood. Frente a las cámara estaban ni más ni menos que Clark Gable, Marilyn Monroe, Montgomery Clift, y tras ella otro mito, el director John Huston.

erwitt1

Marilyn Monroe, Clark Gable,Montgomery Clift, John Huston, Eli Wallach y Arthur Miller. Foto: Elliott Erwitt.

Magnum seleccionó para la ocasión a nueve de sus mejores fotógrafos: Henri Cartier-Bresson, Eve Arnold, Inge Morath, Elliot Erwitt, Bruce Davidson, Ernst Haas, Cornell Capa. Dennis Stock y Erich Hartman fueron los encargados de documentar un rodaje que acabó pasando a la historia.

hass photographers

Algunos de los fotógrafos de Magnum presentes en el rodaje. El del centro es Elliott Erwitt. Foto: Ernst Haas.

Nunca unas estrellas de Hollywood parecieron tan de carne y hueso, para bien… y para mal. Marilyn Monroe, Clark Gable y Montgomery Clift lo habían sido todo en la gran pantalla, pero todos ellos apuntaban ya hacia su ocaso. Marilyn vivía su enésima crisis personal y su matrimonio con Arthur Miller, autor del guión, había aguas por todas partes. De hecho, poco después de terminar el rodaje, ambos firmaban el divorcio. Miller se casaría después con la fotógrafa Inge Morath.

hcb3

Marilyn Monroe. Foto: Henri Cartier-Bresson.

Gable rodó la película gravemente enfermo. Murió de un infarto dos días después de que terminara el rodaje y pocas semanas antes del nacimiento de su segundo hijo. Tenía 59 años.

inge2

Clark Gable (sentado), Marilyn Monroe y Eli Wallach. Foto: Inge Morath.

Montgomery Clift, otra alma atormentada como la de Marilyn, sucumbía a sus problemas con las drogas. A diferencia de Monroe y Gable, ‘Vidas rebeldes’ no fue su última película pero había entrado ya en espiral de autodestrucción que duraría hasta su muerte seis años después, en lo que se llamó “el suicidio más largo de Hollywood”.

stock1

Montgomery Clift. Foto: Dennis Stock.

La localización del rodaje en el desierto de Nevada, con temperaturas extremas, y el comportamiento de su director, John Huston contribuyeron más al caos ya imperante: Huston bebía en exceso y pasaba largas horas jugando en los casinos de Reno.  Cuentan que más de una vez se quedó dormido mientras se rodaba una escena y que la productora de la película tuvo que hacerse cargo de sus deudas de juego.

Huston, un veterano cuya filmografía incluía ya joyas como ‘El Halcón Maltés’, ‘La Reina de África’ o ‘Moby Dick’, se dedicó además a volver loco a Arthur Miller pidiéndole que reescribiera el guión una y otra vez.

davidson1

John Huston y Marilyn Monroe. Foto: Bruce Davidson.

Miller había escrito el texto pensando el relanzar la carrera de Marilyn, pero para entonces el declive de la rubia de Hollywood no tenía vuelta atrás. Las fotografías de Eve Arnold, a la que la actriz conocía desde 10 años atrás, fueron las que mejor mostraron ese juguete roto que era la Monroe.

haas1

Arthur Miller. Foto: Ernst Haas.

Enganchada al alcohol y los tranquilizantes, Marilyn tocó fondo durante el rodaje, que tuvo que detenerse para que la actriz ingresada una temporada en un centro de desintoxicación. Pese a todo, ella es la gran protagonista en casi todas las imágenes tomadas por los nueve fotógrafos de Magnum, enferma y deprimida, seguía atrayendo a las cámaras.

erwitt6

Marilyn Monroe. Foto: Elliott Erwitt.

Según recordaba Eve Arnold después, “durante las sesiones de fotos, Marilyn tenía un control absoluto, lo manipulaba todo; a mí, a la cámara… Sabía muy bien lo que era una cámara y jamás he conocido a nadie que respondiera ante una como ella lo hacía. Así que conseguía lo que quería, y era así porque no sentía esa presión que la atenazaba cuando estaba en un rodaje: tener que recordar su texto, con horas y horas de trabajo…Conmigo era ella la que estaba al cargo de la situación”.

arnold1

Montgomery Clift y Marilyn Monroe. Foto: Eve Arnold.

En el rodaje de ‘The Misfits’ todo eran prisas, y tuvieron que esperar a Marilyn muchas veces. El comentario más habitual era: “¿Aparecerá Marilyn para rodar?” Según contaba Arnold, la actriz le justificó sus demoras diciendo: “Tengo 34 años. Llevo seis meses en danza. No he descansado y estoy exhausta“.

arnold2

Marilyn Monroe. Foto: Eve Arnold.

Los retrasos, las enfermedades, las adicciones, los cambios en el guión, los caprichos del director… Pese a todo ello, y sorprendentemente, el ambiente entre los actores fue excelente. Sobre todo entre Monroe y Gable; él era el héroe de su juventud, su actor admirado, y ella era como una hija para él.

erwitt4

Clark Gable y Marilyn Monroe. Foto: Elliot Erwitt.

Los fotógrafos de la agencia Magnum, testigos de excepción de lo que ocurría tanto fuera como dentro del rodaje, supieron mostrar su visión personal de aquella constelación de estrellas aisladas durante cuatro meses en el árido desierto de Nevada.

inge1

Marilyn Monroe y Arthur Miller. Foto: Inge Morath.

El libro ‘The Misfits: historia de un rodaje’ (Phaidon) recoge el trabajo de aquellos fotógrafos legendarios, con alrededor de 200 imágenes e incluye una larga entrevista con Arthur Miller.

Suscríbete al blog

Suscríbete y recibirás un aviso en tu email cada vez que se publique un nuevo post.

¡No mandamos spam!

Politica de privacidad

Ya está! Gracias por suscribirte al blog

Pin It on Pinterest

Share This