Los libros no solo son para el invierno, por mucho que nos resulte muy fácil imaginarnos a nosotros mismos disfrutando de ellos y acurrucados bajo una manta mientras saboreamos un café o una infusión bien caliente. Es más, en muchos casos, y el mío es uno de ellos, es en verano cuando más tiempo tenemos para dedicarlo a la lectura relajada de un buen libro sobre fotografía o para disfrutar con el fotolibro de ese fotógrafo que siempre hemos admirado, o de ese otro que acabamos de descubrir.

Por esa razón, y también porque acabo de hacer mi propio acopio de fotolibros para las próximas semanas, he decidido proponeros una lista de recomendaciones (personales y subjetivas, como siempre) con los títulos que yo elegiría para poner el toque fotográfico al verano que acabamos de empezar. Algunos de ellos ya están en mi biblioteca o de camino a ella. El resto, por mucho que me pese, deberán esperar un tiempo en mi lista particular de deseos.

He intentado que la selección sea refrescante y variada, de forma que en ella encontraréis fotolibros propiamente dichos (con una presencia importante de novedades y títulos no muy conocidos) pero también otro tipo de publicaciones: novelas en las que fotógrafos y fotografía son protagonistas; algún que otro pequeño y delicioso ensayo para profundizar en la estrecha relación entre luz y sombra, y poesía y fotografía; un libro imprescindible con el que aprenderemos y reiremos a partes iguales; y también, atención… ¡un par de cómics!

En total son 27 títulos, dos más que en la lista de fotolibros que publiqué para Navidades, y de precios bastante contenidos en la inmensa mayoría de los casos. He incluido los enlaces de las páginas donde comprarlos para que podáis adquirir aquel o aquellos que más os interesen con solo hacer un click. Recordad que siempre podéis buscarlos y encargarlos en vuestra librería de confianza. ¿Vamos ya con la lista? ¡Empezamos!

Life’s a beach’, de Martin Parr

Un libro imprescindible en toda buena lista de fotolibros para el verano. Martin Parr lleva su mirada irónica y desvergonzada a las playas y aquellos personajes que las frecuentan, algo que lleva haciendo durante más de 30 años. ‘Life’s a beach’ es uno de sus libros más famosos, claro exponente de su mirada colorista, curiosa e irónica, en él recoge imágenes de todo lo que la playa tiene absurdo y extravagante, que no es poco.  

Para quien ya tenga el libro de Parr o no sea muy devoto del británico, otra buena opción es ‘La playa’, del español Carlos Pérez Siquier, un trabajo previo al de Parr y que fue alabado y aplaudido con entusiasmo por el propio fotógrafo de Magnum.

Ver ‘Life’s a beach’ en vídeo

Perfect day’, de Txema Salvans

Es lo más nuevo de Txema Salvans, un trabajo en el que, aunque no lo parezca, la mayoría de las fotos fueron tomadas muy cerca del mar. Es el mar lo que justifica la presencia de personas nadando, pescando o jugando en la arena. Y, sin embargo, el mar siempre es invisible, porque Salvans se coloca entre el agua y los personajes, invirtiendo la dirección de su mirada. Como resultado, lo que la cámara nos muestra una imagen curiosa de personas que aparecen en actitud playera pero que están en entornos en los que no parece haber mar.

El trabajo de Salvans nos habla de esta ilusión colectiva que nos lleva a fantasear con estos fragmentos transitorios del paraíso. Como no tenemos forma de saber si algún otro paraíso es posible, nos conformamos con estos momentos de tranquilidad e incluso felicidad en medio del hormigón y las fábricas.

Ver ‘Perfect day’

Edges’, de Harry Gruyaert

El fotógrafo de Magnum Harry Gruyaert explora en este libro la frontera entre tierra firme y el mar. Embarcanos así en un viaje que nos lleva a lugares como el Mar Muerto de Israel, el río Mali en Níger, el Mar del Norte de Islandia, Corea del Sur y Biarritz, en el que las fotos de Gruyaert recogen las sutiles vibraciones cromáticas de los confines de Oriente y Occidente. Pero sus paisajes nunca están vacíos; son lugares habitados donde la luz, el color, los objetos, las personas y las situaciones tejen un cuadro sereno y sublime.

Este bello manifiesto fotográfico revela el carácter profundamente poético del trabajo de Gruyaert y la elegancia sensual de unas composiciones que son siempre impecables.

Ver ‘Edges’ en vídeo

Summer of the fawn’, de Alain Laboile

‘Summer of the Fawn’ es un canto a la vida en libertad y casi de cuento de hadas de la familia de Alain Laboile en un pequeño pueblo en el suroeste de Francia. Es inevitable acordarse del trabajo de Sally Mann cuando una mira el trabajo de Laboile, tienen mucho en común, pero también matices que los diferencian,

Este libro nos retrotrae a los veranos de nuestra infancia, aquellos que parecía que nunca iban a acabar y en los que descubríamos el mundo a la vez que a nosotros mismos. En las fotos vemos a los seis hijos del fotógrafo jugando descalzos en una especie de jardín encantado en el que habitan gatos, pequeñas culebras de hierba e incluso un cervatillo. Sin embargo, esta no es una arcadia salvaje, Laboile también nos muestra cómo los niños son estudian y aprenden en casa, y a menudo también al aire libre. ‘Summer of the Fawn’ es una oda hermosa, vivaz y al mismo tiempo melancólica a la infancia y la vida.

Ver ‘Summer of the fawn’ en vídeo

I like to eat right in the dirt’, de Danny Lyon

Este original libro encuadernado en espiral hace realidad la fantasía que todos nosotros, niños y adultos, hemos tenido en algún momento de nuestras vidas: poder viajar en el tiempo y, en este caso, al pasado. Creado como un álbum de instantáneas, el libro combina fotografías familiares tomadas por los antepasados de Lyon en la Rusia zarista y la Alemania anterior a la Segunda Guerra Mundial con las fotos hechas por Lyon a sus hijos.

Este neoyorquino construye así una hermosa historia en la que los niños reciben como regalo una máquina del tiempo y viajan al pasado, una oportunidad única en la que reviven aventuras antiguas a través de las viejas fotografías de su familia. Esta joya de edición incluye muchas fotos tomadas por Lyon en durante toda una década, así como textos y poesías inspirados por sus hijos.

Un lugar de La Mancha’, de Juan Valbuena

Aquellos veranos en el pueblo… ¿quién no los recuerda? Rodillas ensangrentadas, una vieja bicicleta, los amigos de siempre, el perro, las gallinas… Son parte de la vida de muchos de nosotros. El último libro de Juan Valbuena, un fotógrafo cuyos trabajos suelen estar íntimamente ligados a las ideas de viaje, territorio y la memoria, huele a pueblo, a rostros arrugados, noches a la intemperie y caminos polvorientos.  

Se trata, en definitiva, de una (re)construcción de la memoria visual de la familia del autor y su relación con el territorio del cual son originarios, con la historia de España y la de la Fotografía como telón de fondo. Valbuena se regala (y nos regala) una oportunidad preciosa para indagar sobre la relación entre el ser humano y la fotografía, y explorar los límites del género documental.

Ver ‘Un lugar de La Mancha’

Family car trouble’, de Gus Powell

Un libro del que todo el mundo habla en las últimas semanas y del que la fotógrafa Sally Mann se ha declarado absolutamente enamorada.

Con ‘Family Car Trouble’, Gus Powell juega con la forma de la novela, tanto como objeto material como vehículo narrativo para expresar pinceladas de la vida de una familia común. El trabajo muestra la llegada de los niños, la partida de un padre y el difícil mantenimiento de un coche familiar Volvo 940 Turbo de 1993. Un libro que nos hará recordar aquellos viajes de verano en los que toda la familia se amontonaba dentro del coche para disfrutar de unas merecidas vacaciones en la costa o en el pueblo.

Ver ‘Family car trouble’ en vídeo

Rimas de reojo’, de Alex y Rebecca Webb

‘Rimas de reojo’ es un gran ejemplo de cómo dos fotógrafos pueden dialogar a través de la sutil combinación de sus imágenes. En este caso, el fotógrafo de la agencia Magnum Alex Webb y la poeta y fotógrafa Rebecca Norris Webb establecen una especie de danza visual que da como resultado uno de los libros más originales que se han publicado en los últimos años.

El libro consta de un total de 80 fotografías tomadas durante los más de 30 años de amistad y posterior matrimonio de ambos autores. Las fotos que aparecen emparejadas y confrontadas en modo “uno y uno”, es decir, una de Alex, una de Rebecca, con la intención de crear una serie de rimas visuales que, poco a poco, van construyendo un diálogo entre imágenes.

“A veces, nuestras rimas de reojo comparten similar paleta de colores o una geometría parecida. Otras, las fotografías emparejadas tienen un guiño similar —a modo de toques surrealistas o sorprendentes o enigmáticos— pero en dos claves distintas”. Alex Webb.

Estas imágenes, muchas de ellas inéditas, están acompañadas de textos cortos escritos por Rebecca Norris. El resultado es una especie de poema de amor inacabado, contado y mirado de reojo.

Ver ‘Rimas de reojo’ en vídeo

Senior love triangle’, de Isadora Kosofsky

Un trabajo único que trata la intimidad y el envejecimiento a la vez que cuestiona la naturaleza universal del amor y la monogamia. “Hay muchas clases diferentes de amor”, explica Adina, una de las protagonistas, a la fotógrafa Isadora Kosofsky. A través de la fotografía y la escritura tomadas de los cuadernos de Kosofsky, e incluyendo conversaciones y reflexiones, el libro ‘Senior Love Triangle’ es una narración documental que nos sumerge por completo en las vidas de tres personas de la tercera edad que conviven como “una pareja de tres”. Un libro que nos hace reflexionar sobre la compleja naturaleza de nuestras propias relaciones.

‘Senior Love Triangle’ documenta la vida de tres ancianos que mantiene una relación romántica no exenta de conflicto; Jeanie, de 81 años, y Adina, de 90, comparten a William, de 84 años, como pareja y compañero de vida. A finales de los años 70, Will empezó una relación con Adina. Luego, Will se mudó y se enamoró de Jeanie. Como Will no quería elegir entre Jeanie y Adina, decidieron formar una pareja de tres.

Esta historia nos da una visión radicalmente diferente de lo que son las relaciones en la tercera edad y a través de la conexión entre Jeanie, Will y Adina asistimos a las necesidades, ansiedades y contradicciones de los protagonistas.

Ver vídeo sobre ‘Senior love triangle’

Darrell and Patricia, a love story’, de Jim Goldberg

Este libro explora la relación compleja e íntima de una pareja transgénero a lo largo de sus treinta años de matrimonio y transición simultánea. Empleando fotografías originales, instantáneas familiares y anécdotas de la pareja Darrell y Patricia con sede en Oregon, Goldberg examina temas relacionados con la autorreflexión, la identidad y el amor.

Goldberg documenta con precisión todo el contexto de la pareja, la casa donde viven y el pasado de cada uno de ellos. Así, antes de conocer a Darrell y Patricia, vemos a Darleen y Pat a través de una serie de fotografías antiguas que nos dan una idea de su pasado. Tal y como le gusta hacer a Goldberg en algunos de sus trabajos, los protagonistas de sus historias escriben sus pensamientos y pequeñas ideas en las fotos. “Sabía que algo andaba mal en mi vida; pero no sabía qué “, escribe Darrell junto al pasaporte de Darleen Ann Fleury, fechado en 1977. “¡Solo quería escapar y escapar! Pero nunca lo hice”.

Un relato cercano y conmovedor sobre una pareja cuyos miembros viven a la vez su transición hacia la identidad física que siempre tuvieron pero que permanecía sepultada y enterrada en un cuerpo y un género que jamás sintieron como suyo.

New skin’, de Mayumi Hosokura

Profundamente influida por los escritos de Donna Haraway, ‘New Skin’ es la propuesta de Mayumi Hosokura para una nueva forma de pensar la identidad, el cuerpo y el deseo. El origen de las imágenes que componen este original y personalísimo trabajo es un único collage digital a gran escala que Hosokura crea usando recortes de viejas revistas gays, estatuas y objetos encontrados, junto con sus propias fotografías, en los que utilizó solamente las imágenes de figuras masculinas.

Posteriormente, Hosokura corta ese collage en 12 piezas diferentes y usa esos fragmentos resultantes para desdibujar los límites entre hombre y mujer, humano y animal, seres vivos y no vivos. El resultado son varias imágenes que  reimaginan lo que significa ser humano y que ponen en cuestión las convenciones sociales de la identidad y el deseo.

Un trabajo imprescindible para todos los interesados en el cuestionamiento de la representación tradicional binaria desde una perspectiva conceptual. Interesante a la vez que rompedor.

Ver ‘New skin’ en vídeo

‘Entangled’, de Maude Arsenault

Este libro es una exploración hermosa e íntima de la identidad femenina y las formas en que la sociedad y la cultura la configuran y acotan.

Después de años dedicados a crear imágenes glorificadas de mujeres, la fotógrafa y artista canadiense Maude Arsenault llegó a cuestionar su papel e influencia en la transmisión de una feminidad idealizada. Este cuestionamiento se hizo aún más tangible cuando, a medida que su hija pequeña crecía, Maude podía verla convertirse en una “futura” mujer.

Luego, Maude decidió apostar por en un enfoque más personal que documentara la pubertad, el sentido natural de ese erotismo juguetón de las adolescentes (principalmente las suyas) y los niños. En el centro del trabajo fotográfico de Maude hay jóvenes que revelan, a través de historias de ficción destiladas de la realidad y organizadas en forma de cuadros y retratos, y de etapas y momentos relacionados con el desarrollo de su identidad.

Desde la perspectiva de su condición de madre joven de tres hijos, Arsenault describe este trabajo como “un poema, una oda, un grito” con el que trata de explicar su experiencia personal con la profesional, desde fotógrafa de moda de éxito (actividad que abandonó en 2013 tras el nacimiento de su tercer hijo) a comisaria y fotógrafa artística: “A menudo me siento atrapada en la persona que he tratado de ser toda mi vida. Ahora estoy en pie, temblorosa pero viva, y miro mi mundo como una mujer llena de esperanza”.

Como artista y comisaria, Maude se dedica especialmente a la representación de lo íntimo y lo doméstico. Le interesa la noción de identidad y el lugar tan arbitrario que ocupan las mujeres y los jóvenes en nuestras sociedades.

Ver ‘Entangled’ en vídeo

The perfect man’, de Cristina de Middel

Con la película de Chaplin Tiempos Modernos como punto de partida para la estructura narrativa, Cristina De Middel reflexiona en este fotolibro sobre la peculiar idea de masculinidad en la India, y lo hace a través de las relaciones entre hombre, máquina y trabajo.

De Middel cuenta la historia del doctor Ashok Aswani, un hombre que un día decide ir al cine en vez de ir a trabajar. Allí ve una película de Chaplin cuatro veces, pierde su empleo, y crea el mayor festival mundial en homenaje a Chaplin. El doctor Aswani nunca será el hombre perfecto, porque el hombre perfecto, en India, es aquel que  trabaja por la grandeza de su país. El hombre perfecto se levanta temprano para ir a trabajar y se despide de su mujer desde el coche mientras se dirige al atasco diario de camino a la oficina.

Ver ‘The perfect man’ en vídeo

The family imprint’, de Nancy Borowick

Cuando a los padres de la fotoperiodista Nancy Borowick, Howie y Laurel, se les diagnostica un cáncer en etapa IV y se someten simultáneamente a tratamiento, la forma en que Nancy decidió enfrentarse a la dolorosa y traumática situación fue documentarla con su cámara.

Al observar su vida familiar a través del visor de su cámara, Borowick aprendió mucho sobre sí misma, su familia y las relaciones humanas en general. Descubrió que el matrimonio de sus padres, aunque complejo, era una intrincada simbiosis de compasión. La dura situación que vivían no hizo sino fortalecer sus vínculos y entretejer una sólida red de amor, solidaridad y comprensión que sostuvo y protegió el núcleo familiar. Así, junto al sufrimiento y los reveses en el pronóstico, siempre había lugar para la risa.

El padre de Nancy murió en 2013, y su madre, 364 días después. Las imágenes recogieron el profundo amor y la lucha incansable de la pareja frente a la adversidad, con momentos buenos y menos buenos, en los que Nancy aprendió lecciones que, afirma, aplicará el resto de su vida: llama siempre a casa nada más aterrizar, nunca descuides el pastel de arándanos y, lo más importante, la familia es amor y el amor es familia.

Un libro lleno de bellas imágenes en el que el amor, la esperanza y las ganas de vivir arrebatan por momentos el protagonismo a la enfermedad, El sentido homenaje de una hija que huye de los momentos más escabrosos para construir una oda a la unión familiar frente a la adversidad.

Ver vídeo sobre ‘The family imprint’

Day sleeper’, de Dorothea Lange

Antes de nada, hay que dejar claro que este no es un libro de Dorothea Lange sino una nueva perspectiva sobre el trabajo más desconocido de Lange a través de los ojos del también fotógrafo Sam Contis. A partir del extenso archivo de la fotógrafa, Contis construye un mundo fragmentado y desconocido centrado en la figura del durmiente, símbolo a la vez de alivio y olvido.

El libro nos muestra a una Dorothea Lange desconocida para muchos, alejada de la icónica ‘Madre migrante’ y del trabajo que hizo para la FSA, y lo hace a través de los ojos de otro, con Contis respondiendo a las resonancias entre sus formas de ver y las de Lange.

Es una oportunidad de descubrir un lado en gran parte desconocido de Lange e incluye fotografías nunca vistas de su familia, retratos hechos en su estudio e imágenes tomadas en las calles de San Francisco y East Bay.

Ver ‘Day sleeper’ en vídeo

The lights fade but the gods remain’, de Bill Henson

Un fotolibro único de este fotógrafo australiano, auténtico maestro en la creación de atmósferas en claroscuro. De la mano de Henson entramos en un entorno en el que el tiempo parece responder a una lógica totalmente diferente a la que estamos acostumbrados.

Las imágenes de Henson son suntuosas y envolventes y tienen la cualidad de mostrarnos atmósferas en las que presente y pasado parecen fundirse dulce y pacíficamente, como en una tarde de verano. Estamos ante toda una reflexión sobre el paso del tiempo y un auténtico deleite visual.

Written in the West’ (revisited), de Wim Wenders

En 1983, Wim Wenders recorrió el oeste americano en busca de localizaciones donde rodar su hoy legendaria película “París, Texas” y lo hizo en compañía de su cámara Makina Planbel.

El director alemán condujo por Texas, Arizona, Nuevo México y California, y quedó cautivado por la luz única, saturada y colorida del paisaje salvaje del oeste americano, una tierra asociada aún hoy a leyenda de vaqueros y forajidos, e impregnada de la mitología de la frontera. De este periplo fotográfico nació “Written in the West”, una serie que se exhibió por primera vez en 1986 en el Centro Pompidou de París y que se publicó en forma de libro por primera vez en el 2000.

A fines de julio de 2019, Wenders agregó 15 nuevas fotografías inéditas y de ahí nace “Written in the West revisited”. Tomadas con una cámara Fuji 6 x 4.5, las nuevas fotos son documentan de forma poética la fascinación permanente de Wenders por el lugar  y su búsqueda de recuerdos.

Ver ‘Written in the West’ (revisited) en vídeo

‘Americans Parade’, de George Georgiou

“Lo que intenté hacer es crear un retrato grupal de identidades múltiples, donde las personas están juntas, en compañía de extraños”, explica el fotógrafo documentalista George Georgiou. ‘Americans Parade’ es una certera radiografía visual de la sociedad americana a través de las personas que esperan el paso de un desfile o comitiva. Georgieu vuelve su cámara hacia el público y da la espalda a aquello que despierta el interés de esas personas. Construye así la radiografía de una sociedad dividida e individualista en extremos. Cada imagen, cada fotografía, es un universo de gestos, actitudes y estereotipos de la que podemos extraer mil y una historias y sorprendernos con multitud de detalles y asociaciones. Cada fotografía es como una gran viñeta de cómic.

El trabajo está realizado en 2016, año en el que Donald Trump fue elegido presidente del país, y en el que Georgiou recorrió con su cámara 14 estados, 24 ciudades y asistió a 26 desfiles callejeros. Un libro divertido a la vez que revelador.

Ver el vídeo de ‘Americans Parade’

In Mexico’, de Jessica Lange

La actriz y fotógrafa Jessica Lange presenta imágenes en blanco y negro de México desde la perspectiva de un extraño que transita por sitios y lugares aparentemente familiares, a través de la rutina diaria de personas que se mueven por lugares de paso como cafés, bulevares, carnavales…

Este fotolibro, el segundo de la actriz, recoge fotografías tomadas en México durante 15 años. Son secuencias casi cinematográficas, entre la luz y la sombra, que se sitúan en el umbral de lo no visto. Lange presenta un México que actúa como escenario de lo cotidiano y donde se percibe un doble fondo, y una fascinación por el detalle, lo insignificante y lo imperceptible.

Éramos unos niños’, de Patti Smith

Vamos con una novela muy fotográfica, pero no una novela cualquiera. Se trata del famoso libro autobiográfico de Patti Smith en el que la multifacética artista, que también es fotógrafa, cuenta la relación que mantuvo con el fotógrafo Robert Mapplethorpe. Un texto que adictivo, como las personalidades de ambos, y que es todo un homenaje a la amistad. Páginas cargadas de vitalidad y humor que nos devuelven el sabor de aquel Nueva York de los 70 en el que casi todo parecía posible.

Fue el verano en que murió Coltrane… Los hippies alzaron sus brazos vacíos y China detonó la bomba de hidrógeno. Jimi Hendrix prendió fuego a su guitarra en Monterey… Fue el verano del amor. Y en aquel clima cambiante e inhóspito, un encuentro casual cambió el curso de mi vida: fue el verano en que conocí a Robert Mapplethorpe.

Corría el mes de julio de 1967 y, como afirma en el título, Smith y Mapplethorpe eran casi unos niños, aún no habían cumplido los 21. Sin embargo, sellaron una amistad que solo acabaría con la muerte del gran fotógrafo, en 1989. El libro narra la vida en común de estos artistas, los dos entusiastas y apasionados, que cruzaron a grandes pasos la periferia de Nueva York para llegar hasta el centro neurálgico del nuevo arte. Fue así como acabaron instalándose en el hotel Chelsea y se convirtieron en los protagonistas de un mundo hoy ya perdido en el que reinaban Allen Ginsberg, Andy Warhol y su troupe, y en el que nacieron las grandes bandas de música que marcaron el final del siglo XX, mientras la epidemia del Sida extendía cada vez con mayor velocidad.

Para los coleccionistas y fans incondicionales, hay una edición ilustrada en inglés que es una preciosidad. Comprar ‘Just kids illustrated edition’.

‘La edad de la luz’, de Whitney Scharer

Modelo de portada, musa de Man Ray y reportera gráfica durante la segunda guerra mundial, la fotógrafa Lee Miller fue una artista casi desconocida para el público no iniciado.

El libro arranca con una Lee Miller envejecida y consumida por el alcohol en pleno intento de conservar un trabajo en la revista Vogue, tarea que cumple a regañadientes. Como ultimátum a su desidia, su editora le encarga un extenso artículo sobre el tiempo que compartió con el famoso Man Ray en el excitante París de principios de los años treinta. Así, el relato nos presenta a una jovencísima Lee decidida a hacerse un nombre en el mundo de la fotografía.

El encuentro fortuito con Ray y la inesperada admisión como asistente en su estudio darán lugar a una intensa y turbulenta relación sentimental que, si bien estimulará al máximo la creatividad de ambos, los abocará a una espiral de celos y traiciones que pondrá fin al idilio de forma traumática.

El elogio de la sombra’, de Junichiro Tanizaki

Es el libro sobre el que oirás hablar, si no lo has hecho ya, en muchos talleres, cursos y conferencias fotográficas. Pese a estar escrito en 1933 y tener solo 96 páginas, explica como pocos la poética y la magia de la luz, el espacio y las sombras. Parte de la idea de que lo bello no es algo en sí mismo sino un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de las diferentes sustancias que va formando el juego sutil de las modulaciones de la sombra.

Tanizaki desarrolla esta idea de forma sencilla y efectiva en un libro que se lee de una sentada y que nos ayuda a refinar y desarrollar nuestra forma de ver y percibir los juegos de luces y sombras y nos ayuda a entender la estética tradicional japonesa, en la que lo esencial es ser capaces de desentrañar los enigmas de la sombra, una idea refrescante para los occidentales como nosotros, educados en una cultura en la que la idea de belleza está siempre ligada a la luz.

En Occidente, el más poderoso aliado de la belleza ha sido siempre la luz. En cambio, en la estética tradicional japonesa lo esencial es captar el enigma de la sombra. Lo mismo que una piedra fosforescente en la oscuridad pierde toda su fascinante sensación de joya preciosa si fuera expuesta a plena luz, la belleza pierde toda su existencia si se suprimen los efectos de la sombra. Así, Tanizaki nos previene contra todo lo que brilla y nos enseña a captar la belleza en la llama vacilante de una lámpara y descubrir el alma de la arquitectura a través de los grados de opacidad de los materiales y el silencio y la penumbra del espacio vacío.

Para los que ya conozcan este libro, otra opción más que interesante es ‘Wabi-Sabi para artistas, diseñadores, poetas y filósofos’, de Leonard Koren, otro pequeño ensayo de menos de 100 páginas en las que aprendemos a apreciar la belleza de las cosas imperfectas, modestas y humildes. 

Poética fotográfica’, de Llorenç Raich

El reputado fotógrafo de Magnum Alec Soth defiende, entre otras cosas, que la poesía es el arte que más se parece a la fotografía. Y no anda nada descaminado. Ambas disciplinas buscan emocionar y conmover, y a su favor tienen, además, un enorme potencial evocador.

Estamos, y esto conviene aclararlo, ante un libro para iniciados (aunque no necesariamente expertos) en el que nos adentraremos en el apasionante mundo de la poética fotográfica y sus claves de la mano de uno de los mayores expertos en la materia. A Llorenç Raich, docente y conferenciante experimentado, se le nota el oficio y nos ofrece un libro del que siempre conseguiremos extraer ideas y retos interesantes.

Indagando en el origen y desarrollo de la creación fotográfica, Raich nos da las claves para comprender la poética y el enorme potencial de ese nuevo lenguaje surgido, en sus primeras miradas, a principios del siglo XIX.

Estamos ante uno de los libros de cabecera de muchos fotógrafos. En él encontramos algunas respuestas y la base sobre la que lanzarnos a formularnos nuevas y apasionantes preguntas a las que intentar contestar, cómo no, a través de la fotografía.

Fotografía con una sonrisa’, de Tino Soriano

Un libro imprescindible, un canto a la felicidad, a la vida y al disfrute fotográfico (ahí es nada) de la mano de uno de los mejores fotógrafos de viajes de la actualidad que, además, tiene el don de transmitir por escrito toda su sabiduría y pasión por el medio.

Tino Soriano nos enseña una de las claves de la fotografía: apreciar fotográficamente lo cotidianos, aprender a ver aquello que nos resulta invisible y aprecias su valor y belleza a través del visor de nuestra cámara. Con ‘Aprender a mirar’, su anterior libro, nos llevó por la historia de la fotografía de la mano de los grandes maestros y nos enseñó lo que es, en la práctica, ser fotógrafo. Ahora nos muestra cómo disfrutar del mundo que nos rodea, y lo hace con constantes guiños en forma de ilustraciones hilarantes y originalísimos textos que aportan, entre otros, una visión de la película Alguien voló sobre el nido del cuco, la vuelta al mundo a partir de una idea estrafalaria, un homenaje a la iconografía del Che Guevara en Cuba o el recurso de las secuencias cinematográficas entre otras propuestas inspiradoras.

Una joya de libro que nos hará reír, disfrutar y amar, más si cabe, la fotografía. Y todo ello son dejar de aprender cosas nuevas. ¿Se puede pedir más?

Tractatus Logico-Photographicus’, de Ricky Dávila

Estamos ante una “rareza” rabiosamente personal, un ejercicio de libertad de pensamiento y cuestionamiento continuo; un ejercicio de búsqueda incansable, de intentar averiguar quiénes somos, qué somos y qué lugar ocupamos en un mundo caótico, extraño y hostil. El arte, y la fotografía, son poderosos elementos para enfrentarse a la vida y para intentar de entenderla, ordenarla… hasta que uno, en su viaje de altos y bajos, descubre que jamás logrará hacerlo.

“Así, con el cuaderno de escudilla y la cámara fotográfica a modo de lanza, héroe de mi propio relato, me enfrento a las largas horas del día como un quijote descabalgado.” Ricky Dávila dispara fotografías empeñado en atrapar el mundo en el rectángulo de su visor, al tiempo que salva del viento palabras y divagaciones sin fuste que transcribe en sus libretas. Construye así a empellones este tratado sobre la fotografía, una pandemia planetaria que ha provocado, a juicio del autor, la sobrepoblación de artistas visuales, “familia parásita de amplísimo espectro, en la que, se hace inevitable, debo incluirme yo”.

Por este caleidoscopio de apuntes y fotografías sin dueño, mezcla de ensayo libérrimo y de crónica personal, vemos desfilar los fantasmas de Dávila, y sus manías y obsesiones más personales. Atrapados en un laberinto sin salida, con el autor escondido entre las sombras, aparecen y desaparecen a capricho el fantasma de Remo Vilado, Schopenhauer, el fotógrafo Nadar, Houdini, el emperador Augusto, Bob Esponja, la asistenta Eloísa, Lucrecio, la luna misma o el santo Job.

‘La grieta’, de Carlos Spottorno y Guillermo Abril

Un potente trabajo documental y fotoperiodístico del fotógrafo Carlos Spottorno y el periodista Guillermo Abril presentado y estructurado en forma de cómic o novela gráfica.

La grieta es ese abismo en el que se cuela un encuentro con los subsaharianos del Gurugú, el rescate de una patera frente a las costas de Libia, el éxodo de los refugiados de los Balcanes, los tanques de la OTAN frente a Bielorrusia, y los bosques árticos donde reclutas finlandeses buscan sus límites, mientras refugiados afganos y cameruneses llegan con sus maletas desde Rusia en pleno invierno…

Estamos ante algo muy parecido a un diario de campo de dos reporteros que recorren la frontera desde África hasta el Ártico para desentrañar las causas y consecuencias de la crisis de identidad de Europa. ‘La grieta’ es un reportaje fotografiado, un ensayo gráfico de trasfondo geopolítico muy actual. A medio camino entre el fotolibro y la novela gráfica, en tanto que utiliza elementos de la narrativa de esta última, el resultado es un relato que no está basado en hechos reales sino que son hechos reales.

Ver ‘La grieta’ en vídeo

Iguana lady, la vida de Graciela Iturbide’, de Isabel Quintero y Zeke Peña

Otra novela gráfica, o rareza, que merece mucho la pena. La vida y la fotografía de la gran Graciela Iturbide contada con mimo, pasión y cariño en forma de cómic. Una lectura diferente y refrescante, a la vez que un placer visual que nos guía por la vid ay obra de una fotógrafa única autora de imágenes memorables.

Nacida en 1942, Graciela quiso ser escritora, pero su conservadora familia tenía otros planes para ella. Una tragedia, sin embargo, cambiaría para siempre el rumbo de su vida y se centró en la fotografía para comprender mejor el mundo. El libro, además de los dibujos y viñetas, contiene más de dos docenas de fotografías de Graciela Iturbide en las que la mexicana explora lo que significa ser artista.

Los textos corren a cargo de la escritora méxico-estadounidente Isabel Quintero y las ilustraciones son obra de Zeke Peña. Ambos consiguen reflejar la poesía que emana de la fotografía de Graciela Iturbide al tiempo que muestran las claves de su particular proceso creativo. Un libro para guardar y releer con mimo y pasión siempre que se quiera.

Y hasta aquí mi lista de sugerencias. ¡Feliz verano a tod@s!

Pin It on Pinterest

Share This